LA SUCESION TESTADA (1)

GENERALIDADES:

CONCEPTO.-

De acuerdo con el Art.952, si se sucede en virtud de un testamento, la sucesión se llama testamentaria, y si en virtud de la Ley, intestada o abintestato.

En términos generales, la ley regula la sucesión a falta de testamento, interpretando la voluntad del causante. Sobre a presunta voluntad del difunto prevalece su voluntad expresa, manifestada en el testamento.

Tal es la tradición romana a que nuestro código se ha mantenido fiel.

La sucesión testada, pues, es la transmisión que hace el causante de sus bienes, derechos y obligaciones transmisibles a las personas que designa en su testamento.

Definición y caracteres del testamento.- La expresión testamento se hace derivar de las voces latinas testatio y mentis, que significa testimonio de la voluntad.

El art.999 define el acto testamentario: El testamento es un acto mas o menos solemne, en que una persona dispone del todo o de una parte de sus bienes para que tenga pleno efecto después de sus días, conservando la facultad de revocar las disposiciones contenidas en el, mientras viva.

En la definición se destacan los caracteres mas salientes del testamento:

  1. El testamento es un acto.
  2. Es un acto solemne
  3. Es un acto mortis causa
  4. Tiene por objeto disponer de los bienes
  5. Es un acto esencialmente revocable.

174.- El testamento es un acto personalísimo.- El testamento es un acto, esto es, una manifestación unilateral de voluntad, obra solamente de la voluntad del testador.

La sola voluntad de su autor da vida al testamento, mas aun, el testamento debe ser la expresión de esta única voluntad que el testador debe manifestar en persona.

  • En efecto, el Art.1003, dispone: El testamento es un acto de una sola persona.

Son nulas las disposiciones contenidas en el testamento otorgado por dos o mas personas a un tiempo, ya sean en beneficio mutuo de los otorgantes o de una tercera persona. La ley prohibe, pues, los testamentos denominados conjuntos, mancomunados o de hermandad, que toleraba la legislación española en ciertos casos.

  • No puede otorgar testamento sino el testador en persona, el testamento es de los escasísimos actos en que no tiene cabida la representación. El art.1004, establece: La facultad de testar es indelegable.

El testamento es un acto solemne .- El testamento es un acto solemne, esto es, esta sujeto a la observancia de ciertas formalidades, de manera que sin ellas no produce efectos civiles.

Mas solemne unas veces, menos solemne en otras, el testamento es siempre un acto solemne. Las expresiones mas o menos solemnes que emplea la definición del Art.999 aluden a la clasificación de los testamentos en solemnes y menos solemnes o privilegiados.

En el acto solemne la voluntad se exterioriza o manifiesta con la observancia de las formas legales. Como una lógica consecuencia, el Art.1002, establece que las cédulas o papeles a que se refiere el testador en el testamento, no se miraran como parte de este, aunque el testador lo ordene, ni valdrán mas de lo que sin esta circunstancia valdrían.

Si los documentos o papeles a que el testador se refiera se reputaran parte integrante del testamento, la voluntad del testador resultaría expresada sin las formas legales, que tienden a garantizar que esta sea la genuina expresión de esa voluntad.

El testamento es un acto mortis causa .- El testamento es un acto en que el testador dispone para después de su muerte, esta llamado a producir pleno efecto después de sus días.

En vida del testador, el testamento es solo un proyecto se reputa que persevera en el, mientras no manifieste una voluntad contraria.

La muerte del testador transforma este proyecto en la definitiva expresión de la voluntad del testador. El testamento es en suma, la manifestación de la ultima voluntad del difunto, prudentemente expresada de antemano ante el temor de que le sorprenda la muerte sin haberla dado a conocer.

Por este motivo, el testamento se aplica aun a los bienes que no pertenecían al testador al tiempo de su otorgamiento y que después sobrevengan en otros términos, se puede disponer de los bienes futuros. La donación entre vivos en cambio, no se extiende a los bienes futuros del donante.

El objeto fundamental del testamento es disponer de los bienes.- La definición del Art.999 caracteriza al testamento como un acto en que se dispone de los bienes.

Por el testamento puede disponerse del todo o de una fracción del patrimonio. El precepto romano en cuya virtud la disposición debía comprender todos los bienes, no tiene cabida en nuestro derecho, que consagra expresamente el principio contrario, esto es, que la sucesion puede ser en parte testada y en parte intestada.

El art.999 sugiere que un acto que no contenga disposición alguna de bienes no seria un testamento, Pero que es entonces, todo acto de ultima voluntad que contiene una disposición permitida por la ley es un testamento.

La norma legal solo ha querido señalar la finalidad fundamental del testamento que puede servir para otros fines: reconocimiento de un hijo natural, nombramiento de partidor, designación de un tutor o curador.

El testamento es esencialmente revocable.- La facultad de revocarlo es esencial en el testamento. El art.1001 dispone: Todas las disposiciones testamentarias son esencialmente revocables, sin embargo de que el testador exprese en el testamento la determinación de no revocarlas.

Son nulas todas las cláusulas en que el testador se vede la facultad de revocar el testamento o se imponga restricciones para su ejercicio.

El art.1001, insiste en este orden de ideas 1) Las cláusulas derogatorias de cláusulas testamentarias futuras se tendrán por no escritas, aunque se confirmen bajo juramento.2) Si el testamento expresa que no valdrá su revocación por otro posterior si no se hiciere con ciertas palabras o señales, la disposición se tendrá por no escrita.

La revocabilidad del testamento es la mas eficaz de las medidas que aseguran la voluntad de testar.

G. Avilés # 520 entre Luque y Aguirre
1er. piso Of. 103
Telfs.: 593-042526454   /   593-042526465