SUCESIÓN TESTADA (2)

REQUISITOS DEL TESTAMENTO.-

ENUNCIACION: Como todo acto jurídico, el testamento requiere la concurrencia de los requisitos generales que condicionan la validez de tales actos.

Menester es distinguir entre requisitos internos y externos. Los primeros dicen relación con la capacidad de testar y con la voluntad del testador, que ha de estar exenta de vicios. Los segundos, se refieren a la manera como el testamento debe ser otorgado, a las formalidades o solemnidades de que esta revestido.

CAPACIDAD DE TESTAR.-

LA CAPACIDAD ES LA REGLA GENERAL.- La capacidad de testar es la aptitud o habilidad para otorgar validamente un testamento.

El art.1446 dispone que toda persona es legalmente capaz con excepción de aquellas que la ley declara incapaces. La capacidad, pues, es la regla; la incapacidad es la excepción.

Por esta causa, las incapacidades son de derecho estricto y estudio de la capacidad de testar se traduce en el examen de las excepciones a la regla general, de las incapacidades para otorgar testamento.

Estas incapacidades son diversas de las que rigen en materia contractual.

Quienes son incapaces: El art.1005, enumera las personas incapaces de testar:

•  Es inhábil para testar el impúber, en razón de su falta de discernimiento.

•  Es igualmente inhábil el que se hallare bajo interdicción por causa de demencia.

Los actos del demente interdicto son nulos y no es admisible la prueba de que se encontrara en un intervalo lucido.

•  Son inhábiles los que actualmente no estuvieren en su sano juicio por ebriedad u otra causa.

Comprende esta inhabilidad al demente no interdicto.

Pero sus actos serán validos, a menos de probarse que se encontraba en estado de demencia, al tiempo de ejecutar el acto.

La regla es mas simple que la anterior porque comprende a toda persona que no se encuentre en su sano juicio. No se requiere una privación habitual o permanente de razon.

Basta la privación actual o contemporánea del otorgamiento del testamento.

•  Por fin, es incapaz de testar “todo el que de palabra o por escrito no pudiere expresar su voluntad claramente”.

Como podría conocerse la voluntad de un testador impedido de darla a conocer con claridad. El art.1060 ha dicho que no vale ninguna disposición testamentaria , que se de a conocer por un si o por un no, o por un signo de afirmación o negación, contestado a una pregunta.

La enumeración anterior es taxativa y el inciso final del Art.1005 advierte que las personas no comprendidas en esta enumeración son hábiles para testar.

Por tanto, son capaces de testar la mujer casada, sin necesidad de autorización marital; también son capaces los menores adultos y el código expresamente ha dicho que el hijo de familia no requiere autorización del padre o madre.

Serán igualmente hábiles los pródigos puestos en interdicción de administrar sus bienes.

La capacidad debe existir al tiempo del testamento.- La capacidad de testar ha de existir en el momento de otorgarse el testamento.

Dos consecuencias prevé el Art.1006 que se desprenden de esta regla:
•  El testamento nulo no se valida porque cesa la incapacidad. El art.1006, Inc.1ero, dispone: El testamento otorgado durante la existencia de cualquiera de las causas de inhabilidad expresadas en el articulo precedente es nulo, aunque posteriormente deje de existir la causa.

•  Por la inversa, la incapacidad sobreviniente no invalida el testamento. El art.1006, inc.2do., añade que el testamento valido no deja de serlo por el hecho de sobrevenir después alguna de estas causas inhábiles.

VOLUNTAD EXENTA DE VICIOS.-

VICIOS DE LA VOLUNTAD.- El testamento, como todo acto jurídico, requiere una voluntad exenta de vicios.

La regla del Art.1451, es de carácter general, aplicable tanto a los actos unilaterales como a los bilaterales. La voluntad del testador no debe adolecer de error, fuerza o dolo.

El código ha reglamentado la fuerza y señalado una regla especial al respecto; así mismo, contiene algunas normas relativas al error. No se ocupa del dolo como vicio de la voluntad.

La fuerza.- El art.1007, dispone: El testamento en que de cualquier modo haya intervenido la fuerza, es nulo en todas sus partes.

La disposición plantea dos cuestiones importantes que se refieren a los caracteres que debe reunir la fuerza para viciar la voluntad y a la sanción que acarrea.

•  Conforme a las reglas generales, la fuerza debe ser grave, esto es, capaz de producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio, atendida su edad, sexo o condición, como aquella que infunde a una persona un justo temor de verse expuesta ella, su cónyuge, sus ascendientes o descendientes a un mal irreparable y grave.

La frase “En que de cualquier modo haya intervenido la fuerza”, significa, para algunos autores, que la ley se ha apartado de la regla general en materia de testamentos, de modo que bastaría para viciar la voluntad cualquiera presión en el animo del testador que le prive de su plena libertad.

Pero la frase no parece significar que la fuerza, por leve que fuere, viciara el testamento sino, mas bien, que es indiferente que se emplee por el beneficiado o por cualquier otra persona.

Las disposiciones de los primitivos proyectos, inclusive el de 1853, se ocupaban de las asignaciones testamentarias por fuerza o dolo. El art.1169 del Proyecto de 1853, sancionaba con la nulidad las disposiciones obtenidas por fuerza o dolo, pero declara valida las disposiciones en que no tuvieren interés alguno las personas que se hubieren valido de la fuerza.

El código cambio de criterio; proclamo la nulidad del testamento en que se ha empleado la fuerza, sin considerar si es obra de los beneficiados o de terceros.

La Corte Suprema se ha inclinado, por esta tesis, ha dicho que la fuerza que influye en la validez del testamento no puede ser otra que la que es capaz de privar de libertad al testador, tomando en cuenta la naturaleza del hecho en que consiste la fuerza, en relación con el estado, sexo y condición del testador.

•  El testamento viciado por la fuerza, es nulo en todas sus partes.

Fabre ha sostenido que se trata de una nulidad absoluta, apartándose el código de la regla general del art.1682.

Pero es manifiesto que la disposición significa solamente que el testamento queda íntegramente afectado de nulidad y que son nulas aun aquellas disposiciones que no han sido arrancadas por la fuerza.

Tal es la conclusión que se desprende, en primer termino del sistema legal, en materia de nulidades. El art.1682 señala las causales de nulidad absoluta y termina expresando que todo otro vicio produce nulidad relativa y da derecho a la rescisión del acto o contrato.

Corrobora este aserto la historia de la ley. En los proyectos la fuerza no viciaba de nulidad las disposiciones que no fueron obtenidas gracias a ella, o a favor de personas que no se sirvieron de la fuerza.

G. Avilés # 520 entre Luque y Aguirre
1er. piso Of. 103
Telfs.: 593-042526454   /   593-042526465