DERECHO CONSTITUCIONAL (1)

1. EL PODER CONSTITUYENTE Y CONSTITUCIÓN

1.1. Noción y concepto

El estado es una institución política que sobrepasa en dimensión y trascendencia a las demás por ser la estructuración misma del poder total (entiéndase esta expresión como poder superior y no de poder ilimitado ). Esta afirmación resume la realidad esencial del estado, pues tratándose de una organización humana, sometida a una estructura jurídica y que pretende la consecución del bien común, vale decir, de una institución que abarca a todas las manifestaciones de vida de una sociedad , su poder impera sobre toda ella.

Pero la estructuración de ese Estado, desde el punto de vista jurídico, obedece a un acto fundacional proveniente del conjunto de asociados que lo componen.

Ese acto de fundación es, esencialmente, el acto constituyente . Acto que se genera por imperio e impulso de un poder constituyente; el mismo que deviene en la constitución del estado, y subsiste con éste.

Luego, debe entenderse por poder constituyente a aquel que tiene la capacidad de expedir una constitución y de reformarla.

Dice el maestro argentino Sánchez Viamonte que “es la suprema capacidad y dominio del pueblo sobre sí mismo para darse una organización política y un ordenamiento jurídico”.

Para el no menos ilustrado criterio de Pablo Lucas Verdú “poder constituyente es la voluntad originaria, extraordinaria y soberana de una comunidad que dicta las normas fundamentales para la organización y funcionamiento de su convivencia política”.

Analicemos rápidamente las características de este poder que tiene efectos de tanta importancia para la vida del estado en los actuales momentos.

Luego, para Heller el poder constituyente no es sólo la decisión de constituir (Schmitt), sin elemento normativo alguno; no tampoco sólo la hipótesis normativa de constitución (Kelsen), sino el hecho real y empírico de una decisión humana. Es como lo expresa: voluntad política (decisión) más normacion (norma) (Ref. Manual de derecho Constitucional, Jorge Zavala Egas)

2. PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO Y DERIVADO

Dijimos líneas atrás que el poder constituyente es la capacidad de expedir o reformar una constitución y siendo así es fácil observar dos situaciones o momentos diferentes: el de la creación o fundación de una colectividad estatal mediante la expedición de una constitución y, otra, la de reformar su constitución , lo que, evidentemente, no constituye acto fundacional alguno o, al menos, no debería constituirlo.

Pero obsérvese que hablamos de momentos diferentes en que se ejerce el único e invisible poder constituyente. Se trata, luego, de un solo poder actuante en momentos diferentes, vale decir en el momento mismo de la fundación de la institución y en forma posterior,

De estos dos momentos diferentes en que es visible el poder constituyente se establece la existencia de una etapa de ejercicio del poder constituyente originario y, otra, de actuación de un poder constituyente derivado.

2.1. Etapa del poder constituyente originario

Sin necesidad de entrar en varias de las polémicas que su realidad exige afirmamos que es el que se ejerce por parte de un conglomerado humano con el objeto de fundar la institución política estatal , mediante la expedición de una constitución .

En éste lo importante es su naturaleza fundacional, de allí su nombre de originario .

De tal naturaleza fundacional devienen sus caracteres de supremo, ilimitado y excepcional.

  Supremo , por cuanto siendo el primero, dado que no ha estado antes constituido, no existe ninguno por sobre él.

  Ilimitado , sólo en cuanto a frenos jurídicos , ya que no existe sobre él norma alguna que pueda imperar. No obstante es preciso reconocer limitaciones políticas, sociales y económicas .

G. Avilés # 520 entre Luque y Aguirre
1er. piso Of. 103
Telfs.: 593-042526454   /   593-042526465